Quique Sanchez

Fin a una etapa. El Espanyol ha decidido rescindir el contrato a Quique Sánchez Flores y a su director deportivo, Jordi Lardín. David Gallego, técnico del filial, se hará cargo del primer equipo como interino hasta final de temporada. Golpe de autoridad necesario del club tras la debacle deportiva del equipo y un clima de crispación social venido a más a lo largo de las últimas semanas. Fin de un proyecto que empezó apuntando alto y ha terminado siendo decepcionante. Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
De la mano de Mr. Chen, presidente del club, Ramón Robert, consejero delegado, y Ángel Gómez, director deportivo por aquel entonces, Quique llegó al Espanyol para sentar las bases de un proyecto deportivo que pretendía llevar al club a cotas mayores. El técnico madrileño se proclamó en su primera temporada al frente del club como “el creador de sueños e ilusiones”. Y el primer año fue positivo. Con fichajes importantes se cumplieron las expectativas de una primera temporada de un proyecto a tres años. Un proyecto y una confección de plantilla que debía conducir al club a, por lo menos, pelear por puestos europeos. Tras su primera temporada las cosas empezaron a torcerse.
El verano fue complicado, con desavenencias entre técnico y club por la falta de comunicación en cuanto a la política de fichajes y debido al impedimento económico para firmar a nuevos futbolistas. Quique siempre exigió más. La primera vuelta no fue buenas. Además, en el pasado mercado de enero, el técnico ya estuvo a punto de partir hacía Inglaterra tras negociar con Stoke City, pese a ello el técnico no pudo salir. Esta temporada y pese a victorias importantes y de entidad como ante Barcelona, Madrid o Atlético, el juego del equipo a lo largo del año ha sido pobre, incapaz de dominar los partidos, con problemas con algunos jugadores que aparecían y desaparecían de las convocatorias, falta de motivación y ambición en el tramo final, polémicas en rueda de prensa y desafección con la afición que ya venía pidiendo su destitución. Además los resultados, lo más importante, tampoco le han acompañado. El Espanyol, con la octava plantilla mejor valorada de la competición, es décimosexto con 36 puntos, enlazando cinco jornadas sin conseguir la victoria y sin ver portería. Datos que han terminado adelantado el final de Quique Sánchez Flores al frente del Espanyol. Un final que estaba escrito desde hace ya unos meses.Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Este domingo, David Gallego se estrenará al frente del primer equipo en la visita de los pericos a Montilivi en el derbi catalán. Suerte.
Bombazo en el Espanyol, que este viernes a última hora de la tarde comunicaba el despido de su entrenador, Quique Sánchez Flores, y del director deportivo, Jordi Lardín. “El club ha tomado esta decisión fruto del rendimiento deportivo del primer equipo y con la clara voluntad de afrontar las jornadas restantes de la presente temporada y la preparación del curso deportivo 2018-19 en las mejores condiciones”, explicaba el escrito de la entidad perica. La decisión llegaba de China, ya que fue tomada personalmente por el presidente y propietario, Chen Yansheng.
David Gallego ocupará el banquillo de forma interina
Con el Espanyol decimosexto y 36 puntos, muy lejos de las ambiciones de luchar por Europa (el objetivo inicial en la segunda temporada de Quique), la entidad ha decidido dar a David Gallego, el hasta ahora entrenador del Espanyol B, el banquillo del primer equipo de forma interina; será él quien dirija al equipo este sábado en el entrenamiento y el domingo, en Montilivi, contra el Girona.